¿Cómo ahorrar energía con tu frigorífico?

Nuestro frigorífico es un gran consumidor de energía, ya que supone el 20% de la energía eléctrica que consumimos en el hogar.

Tengamos un frigorífico o un combi (frigorífico y congelador) debemos seguir una serie de consejos para reducir este consumo de energía, aunque en el caso del Combi al tener dos motores independientes que hacen que tenga un mayor rendimiento y mejor temperatura de los compartimentos, hay que vigilar mucho cómo distribuimos los alimentos y que uso hacemos de estos compartimentos.

Consejos a seguir para reducir el consumo de energía

1. A la hora de instalar nuestro frigorífico, se recomienda ponerlo lejos de las fuentes de calor, tales cómo: zonas dónde dé el sol directo, horno, cocina… y además facilitar que pueda ventilar por la parte trasera, ya que el aire cálido debe poder salir para que el frigorífico no se caliente y consuma más energía y para ello hay que mantener una distancia entre la pared y la nevera de unos 5 cm.

2. Evitar tener abierto el frigorífico más tiempo del necesario. Hay que estar atento de si la puerta cierra bien, para que el aire frío no escape y a su vez intentar pensar antes de abrir la puerta que vas a sacar.

3. Buena colocación de alimentos. Tener bien organizada la comida, de manera que los alimentos ya cocinados y las sobras estén en la zona superior que es la menos fría, las verduras en el cajón especial de verduras, en la sección del medio colocar la carne o pescado ya que es la zona más fría. Además se recomienda que los alimentos tengan espacio entre ellos para que el aire circule mejor.

4.Mantener limpio el frigorífico para que la ventilación no se obstruya. Limpiar un par de veces al año las rejillas de la parte trasera para liberar el polvo y así ayudar al motor y limpiar las puertas para evitar que la suciedad haga que no se cierren bien.

Un consumo eficiente del frígorifico hará ahorrar energía en casa5. Seleccionar la temperatura óptima. Si tenemos la temperatura por debajo de lo adecuado, tendremos un aumento de consumo de energía. Por ello es recomendable que intentemos que el frigorífico esté a 7º Celsius y el congelador en una temperatura superior a los -18º Celsius.

6.Intentar que el frigorífico esté semi-lleno. Si logramos que la nevera esté 2/3 llena, lograremos así que el aire caliente que entre sea menor y así los alimentos retengan mejor el frío. Además hay que tener en cuenta el tamaño de nuestra nevera, ya que normalmente contra más pequeña menos nos consumirá.

7. No introducir comida caliente. Si introducir comida o bebida caliente en el frigorífico, este necesitará mucha más energía para enfriarlos, por ello deberíamos esperar a que se enfríen a temperatura ambiente y luego colocarlos dentro.

8. Descongelar el frigorífico regularmente. El hecho de descongelar regularmente el frigorifico genera un ahorro energético y hace que tenga un consumo y funcionamiento eficiente. Si hay escarcha, el frigorífico enfría esta primero haciendo después un sobresfuerzo para enfriar lo demás y así podría consumir un 30% más de lo habitual.

Te va a interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.